Semillas o esquejes: ¿qué es mejor para cultivar marihuana?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
A VPN is an essential component of IT security, whether you’re just starting a business or are already up and running. Most business interactions and transactions happen online and VPN

Al cultivar marihuana puedes elegir dos caminos: semillas o esquejes. Las semillas son fiables, accesibles y fáciles de cultivar. Los esquejes son rápidos, eficientes y heredan los mismos rasgos de la planta madre. Pero ambos métodos tienen sus desventajas. Veamos la comparación entre ellos para que puedas decidir cuál es mejor para tu cultivo.

Al plantar marihuana, puedes empezar el cultivo de dos formas: germinando semillas o cogiendo esquejes de una planta madre. Ambos métodos producen el mismo resultado final, es decir, cogollos cargados de cannabinoides, pero a través de rutas diferentes.

Algunos cultivadores prefieren la velocidad de los esquejes, mientras que otros prefieren cultivar las plantas de principio a fin usando semillas. Tanto si eres un cultivador novato como un veterano experimentado, es esencial aprender ambas técnicas para poder probarlas en el futuro y mejorar los resultados del cultivo.

Tanto las semillas como los esquejes tienen una serie de ventajas y desventajas. En cuanto conozcas las características de cada método, podrás decidir qué camino quieres seguir.

VENTAJAS DE CULTIVAR CANNABIS A PARTIR DE SEMILLAS

Para algunos cultivadores, empezar con semillas es la forma más «pura» de cultivar marihuana. Sea cierto o no, este método sin duda ofrece una gran satisfacción en el momento de la cosecha.

La mayoría de cultivadores caseros de todo el mundo empiezan su cultivo a partir de semillas. Esto se debe, en gran medida, a que las semillas son más fáciles de conseguir y son legales en la mayoría de países, pero eso no es lo único que tienen a su favor. Veamos algunas de las mejores razones para cultivar con semillas.

FÁCIL DISPONIBILIDAD

Internet nos ha facilitado muchas cosas, especialmente a la hora de conseguir semillas de marihuana.

Hoy en día, es muy fácil comprar semillas online de una larga lista de bancos de semillas ya establecidos en el mercado (como Royal Queen Seeds, por supuesto), que envían las semillas directamente a tu buzón en un paquete discreto, para que no tengas que salir de casa.

Incluso en los países donde la marihuana sigue siendo ilegal, normalmente es legal comprar, poseer o coleccionar semillas de cannabis no germinadas. Empezar tu cultivo con semillas te mantendrá en el lado bueno de la ley, al menos hasta que las siembres en la tierra.

EMPEZAR DESDE CERO

Las semillas no solo ofrecen una cosecha posiblemente más satisfactoria, sino que además te permiten empezar con un lote nuevo de genética. Las semillas, que son como pequeños paquetes de ADN, albergan un código genético que no ha sido expuesto a enfermedades o a un ambiente de cultivo pobre. Como veremos más adelante, no puede decirse lo mismo de todos los esquejes.

CRIAR TUS PROPIAS CEPAS

En cuanto aprendas el arte de cultivar cannabis a partir de semillas, podrás empezar a crear tus propias variedades. Puedes cruzar tu hembra favorita con un macho premiado y, al final de la temporada de cultivo, tendrás cientos (por no decir miles) de tus propias semillas.

En otras palabras, no solo estarás «creando semillas» sino que estarás creando tu propia variedad de marihuana, con características únicas. Puedes centrarte en desarrollar una cepa con los rasgos que más te gusten, para crear una fumada lo más placentera posible.

SEMILLAS FEMINIZADAS = FLORES DE CALIDAD

Mientras las semillas regulares producen plantas de ambos sexos, las semillas feminizadas de alta calidad ofrecen una garantía del 99% de producir plantas hembra.

¿Por qué es importante esto? Bueno, como sabrás, las plantas de cannabis hembra producen los cogollos pegajosos y ricos en cannabinoides que buscan la mayoría de cultivadores. En cambio, las plantas masculinas producen sacos de polen; aunque estos son necesarios para la cría, si se cruzan con las hembras y fecundan los cogollos, perjudicarán la cosecha.

Con las semillas feminizadas, ahorrarás mucho tiempo y esfuerzo que normalmente dedicarías a eliminar los machos. Y, a su vez, conseguirás montones de cogollos de calidad.

DESVENTAJAS DEL CULTIVO DE CANNABIS A PARTIR DE SEMILLAS

Tras leer lo anterior, empezar con semillas podría parecer el método perfecto. Sin embargo, todo en la vida tiene algún inconveniente. Echemos un vistazo a las desventajas de comenzar el cultivo sembrando semillas.

NO SIEMPRE GERMINAN

Aunque los bancos de semillas con buena reputación ofrecen tasas de germinación más elevadas, no todas las semillas brotan de la tierra. Desafortunadamente, hagas lo que hagas, algunas semillas son inviables y no germinarán. Por este motivo, sugerimos empezar tu cultivo sembrando varias semillas, incluso si solo piensas cultivar una única planta.

GENOTIPO VS. FENOTIPO

Cada semilla procedente de una misma planta tendrá un genotipo ligeramente diferente, un código genético único. Siempre habrá cierta variación genética entre los progenitores y su descendencia, y entre hermano y hermano.

Esto significa que las semillas no producirán una réplica exacta de su progenitor, y habrá diferencias entre hermanos y hermanas. Si siembras diez semillas procedentes de una misma planta, observarás algunas variaciones en la altura, color, sabor y  productividad.

Las plantas de marihuana también desarrollan cualidades concretas en función de su entorno externo, un factor que influye en su fenotipo. La temperatura , la humedad, la luz , el fertilizante y el agua pueden afectar a la expresión fenotípica. Por tanto, con las semillas, obtener un cultivo uniforme es más difícil que con los esquejes.

COMIENZO MÁS LENTO

Por último, las semillas tardan más tiempo en alcanzar la cosecha, comparado con los esquejes. Al sembrarlas, pueden tardar entre unos días y una semana en brotar de la tierra. Y después tienes que esperar una o dos semanas más, mientras se convierte en una plántula madura. Puede que no parezca mucho tiempo, pero hay un buen motivo por el cual las cepas autoflorecientes rápidas son tan populares hoy en día.

VENTAJAS DEL CULTIVO DE CANNABIS A PARTIR DE ESQUEJES

Para quienes no conozcan este método, los esquejes se obtienen cortando una rama de una planta madre en fase vegetativa. Una vez cortados, los cultivadores deben enraizar los esquejes, antes de ponerlos en la tierra o en un sistema hidropónico.

Los esquejes son como clones , proporcionando una copia genética exacta de la planta madre. Esto puede ser una bendición o una maldición, como veremos más abajo. Pero, primero, hablemos sobre las ventajas de los esquejes.

LOS ESQUEJES DE PLANTAS HEMBRA PRODUCEN HEMBRAS

Dado que los esquejes son copias exactas, al cortar un esqueje de una planta madre hembra obtendrás otra hembra. De este modo, los cultivadores eluden la posibilidad de que el 50% de las plantas sean macho, como sucede al sembrar semillas regulares. Y también evitan el riesgo (aunque sea mínimo) de que las semillas feminizadas den lugar a un macho.

LOS ESQUEJES TE AHORRAN TIEMPO

Con los esquejes no tendrás que esperar a que la semilla germine y se convierta en una plántula de tamaño razonable. De hecho, ¡te saltas completamente esa etapa! Solo tienes que enraizar el esqueje, e instantáneamente tendrás una planta lista para cultivar.

5/5
Genesis

Genesis

Deje sus comentarios

Deja un comentario