Polen de cannabis: cuándo, cómo y por qué utilizarlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
A VPN is an essential component of IT security, whether you’re just starting a business or are already up and running. Most business interactions and transactions happen online and VPN

El Polen de cannabis es un elemento deseado o temido, según el tipo de cultivador. Aunque no es ideal si cultivas para el consumo, el polen de marihuana es imprescindible si quieres criar nuevas variedades y también una forma viable de preservar la genética. En este artículo, descubre cómo y cuándo recoger el polen.

El polen no es muy interesante para quienes cultivan marihuana para el consumo. En cambio, es muy útil si quieres conservar la genética o desarrollar tus propias variedades de cannabis.Además, es relativamente fácil de recolectar y almacenar. Sigue leyendo para saber más sobre el polen de marihuana, cómo utilizarlo, recogerlo y guardarlo.

¿Qué es el polen de cannabis y cuál es su función?

Probablemente ya sabrás lo que es el polen. Es esa sustancia en forma de polvo de color amarillo que generan todas las plantas productoras de semillas. La principal función del polen es fecundar (polinizar) otras plantas de la misma especie. Según la finalidad de un cultivo de marihuana, el polen puede considerarse de gran utilidad o no.

¿Cómo y cuándo se desprende el polen del cannabis?

Los saquitos de polen son los órganos reproductores de una planta de cannabis macho. Estos sacos se desarrollan al final de la fase vegetativa en los nudos de la planta, es decir, las zonas donde se unen los tallos y las ramas. Cuando una planta macho alcanza la madurez, aproximadamente entre 4-5 semanas después de haber iniciado la floración, los sacos se abren y liberan el polen en el aire. El polen es trasportado por el viento hasta llegar a una planta de cannabis hembra para fecundarla. Entonces la hembra producirá semillas que contendrán los genes de la hembra y el macho, con la finalidad de perpetuar la especie.

¿Qué aspecto tiene una planta de cannabis macho?

La marihuana es una planta dioica, lo que significa que hay plantas macho (con órganos reproductivos masculinos) y plantas hembra (con órganos reproductivos femeninos). Los sacos de polen de las plantas macho son fáciles de distinguir; parecen unas pequeñas bolas colgando de la planta. En cambio, en las plantas hembra aparecerán unos pelillos (estigmas).

¿Las plantas de cannabis macho son las únicas que producen polen?

Los saquitos de polen solamente aparecen en las plantas de cannabis masculinas. Sin embargo, las flores macho de las plantas hermafroditas también pueden generar y liberar polen. Cuando las plantas de marihuana se vuelven hermafroditas, lo hacen para polinizarse a sí mismas.

La capacidad de volverse hermafrodita es una técnica evolutiva muy ingeniosa, utilizada por las plantas de cannabis para preservar a la especie en condiciones desfavorables. El hermafroditismo permite a una planta producir semillas por sí sola, incluso aunque no haya machos a su alrededor. Esto podría deberse, por ejemplo, a que todos los machos hayan desaparecido debido a algún factor de estrés ambiental.

¿Es útil el polen del cannabis?

En general, para los cultivadores de marihuana, las plantas hembra son más populares que los machos. Al fin y al cabo, las hembras son las que producen los cogollos cargados de tricomas y resina que se cosechan para fumar, vapear, o hacer comestibles u otros productos de cannabis. Las flores femeninas contienen todos los compuestos activos que asociamos con la marihuana, como los cannabinoides (por ejemplo, el THC y el CBD) y los terpenos. Pero estos cogollos resinosos y cargados de fitoquímicos solo podrán producirse si las plantas hembra no han sido polinizadas.

Por lo general, las plantas macho no son deseables para los cultivadores de marihuana, y se eliminan en cuanto aparecen. Básicamente, la función de los machos es liberar polen en el aire para fecundar a las hembras. Cuando esto ocurre, se acaba cualquier esperanza de cosechar unos cogollos de alta calidad.

Cuando las flores hembra son polinizadas, empiezan a producir semillas. Y las semillas harán que los cogollos tengan un sabor áspero y desagradable. La producción de semillas también requiere mucha energía por parte de la planta, que tendrá que desviar recursos de la producción de cannabinoides y terpenos para dedicarlos a las semillas.

Dicho esto, el polen de las plantas de cannabis es necesario para quienes quieren desarrollar nuevas variedades de marihuana, y también es útil para quienes pretenden conservar la genética de una determinada variedad.

Uso del polen de marihuana para la cría

La planificación y la precisión son importantes si quieres cruzar algunas variedades usando polen. En la naturaleza, el polen del cannabis sería transportado por el viento para fecundar hembras al azar. Los cultivadores de interior tendrían que recoger polen de una planta macho y depositarlo en las partes reproductoras femeninas para polinizar la hembra, y así producir semillas.

Cómo recoger polen de cannabis

Si quieres crear nuevas variedades de cannabis, lo primero que debes hacer es recoger el polen de una planta macho. Si es posible, conviene usar el polen de inmediato para evitar que pierda calidad. En cuanto un macho haya desarrollado sus saquitos de polen, debes vigilarlo atentamente. El polen del cannabis suele ser viable durante 2-3 días, en condiciones naturales. Por tanto, saber cuánto falta para que se abran los sacos de polen es una gran habilidad.

Cuando parezca que los sacos están empezando a abrirse, hay que recogerlos. Lo mejor es coger todo el racimo de flores masculinas. A continuación, puedes exprimirlo y agitarlo sobre un tamiz de agujero pequeño en un papel de pergamino (papel de horno) para separar el polen.

Tras pasarlo por el tamiz, utiliza un cepillo limpio para esparcir el polen sobre el papel, y colócalo en una zona seca y cálida a la sombra. Deja secar el polen durante 48 horas, y después úsalo o almacénalo. Lo ideal es una temperatura de entre 18-24°C, con una humedad relativa del 30-60%.

Cómo preparar y almacenar polen de marihuana

Si quieres almacenar polen de marihuana, primero debes dejar que los racimos de flores se sequen en un recipiente hermético durante siete días aproximadamente. Cuando estén bien secos, pon el racimo (o racimos) sobre un tamiz de agujero pequeño y agita suavemente para desprender la mayor cantidad de polen posible. El tamiz debería impedir el paso de cualquier otro material vegetal.

Al manipular el polen, es aconsejable llevar guantes de látex. También es buena idea usar una mascarilla, especialmente si tienes alergia al polen. Lo último que querrás es tener un ataque de estornudos. Antes de empezar a recoger el polen, prepara la zona de trabajo lo mejor que puedas. La más mínima brisa de aire al coger el polen podría hacer que salga volando.

El exceso de humedad puede dañar la calidad del polen, ya que los granos de polen carecen de una capa exterior protectora. Como consecuencia, se descomponen rápidamente al entrar en contacto con la humedad. Pon un recipiente forrado con papel de pergamino debajo del tamiz, para absorber el exceso de humedad. Algunos cultivadores mezclan un poquito de harina con el polen antes de almacenarlo, ya que ayuda a evitar la humedad y permite alargar un poco más el suministro de polen.

La proporción de harina y polen suele ser de 1:5. Cuando hayas recogido todo el polen, cierra el recipiente hermético y guárdalo en un lugar fresco, oscuro y seco. Para un almacenamiento a largo plazo, puedes guardarlo en la nevera o el congelador. Cuanto más frío, mejor. Si lo congelas en un recipiente hermético, se puede conservar durante 12 meses o más.

Cómo manipular el polen de cannabis tras su almacenamiento

En el caso del polen que ha sido congelado, no lo descongeles hasta que sea el momento de utilizarlo. Volver a congelarlo y descongelarlo degradará su calidad. Las fluctuaciones de temperatura y humedad pueden dañar rápidamente la viabilidad del polen. Al descongelarlo, mantén una temperatura estable durante el mayor tiempo posible. Lo ideal es que el polen haya alcanzado la temperatura ambiente antes de usarlo para polinizar una hembra.

Cómo aplicar el polen de marihuana a una planta hembra

La cría de cannabis es un tema complejo que debes investigar a fondo antes de probarlo. Sin embargo, aquí tienes un resumen general de cómo polinizar las plantas de cannabis.

El polen debe aplicarse a una planta hembra entre los días 14-21 de su fase de floración. El polen se deposita sobre los estigmas (los pequeños pelos blancos que hemos mencionado antes) situados en los nudos de la planta. Los estigmas recogerán el polen, dando lugar a la polinización de la planta.

Hay muchos métodos diferentes para aplicar el polen. Puedes aplicarlo suavemente usando un pincel o incluso soplándolo sobre los cogollos. El polen es fino y ligero, por lo que este proceso debe hacerse en una habitación cerrada. Si lo haces en tu cuarto de cultivo, apaga los ventiladores y el extractor.

¿Por qué deberías recoger el polen del cannabis?

Quizá en algún momento quieras mezclar y combinar tus variedades favoritas para crear una cepa completamente nueva. En ese caso, el polen de marihuana es la solución perfecta. Además, si tienes una genética muy apreciada y quieres mantenerla, pero no quieres cuidar de una planta madre, recolectar el polen del cannabis es una alternativa excelente y sin complicaciones, que además requiere mucho menos espacio y recursos.

En algunas regiones es posible comprar polen ya extraído, aunque puede ser caro y difícil de conseguir según donde estés. Sin embargo, con un poco de tiempo y paciencia, y algunos materiales básicos, podrás recoger el polen de tus variedades de marihuana favoritas.

5/5
Genesis

Genesis

Deje sus comentarios

Deja un comentario

Noticias recientes