No products in the cart.
Menu

Marihuana para el estrés postraumático: una nueva vía terapéutica

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
A VPN is an essential component of IT security, whether you’re just starting a business or are already up and running. Most business interactions and transactions happen online and VPN

El estrés postraumático es una afección que casi todos hemos vivido. Bien porque la hemos experimentado nosotros mismos o bien porque hemos visto sus efectos en terceras personas. Es una afección psiquiátrica que se desencadena por un evento aterrador experimentado o presenciado. Sus síntomas son muy diversos y abarcan desde reviviscencias, pesadillas o ansiedad grave. Así como episodios en los que el evento traumático se repite mentalmente de forma incontrolable. En este artículo vamos a tratar los beneficios que ofrece la marihuana para el estrés postraumático. De esta forma, cada vez se conoce más sobre los beneficios terapéuticos de esta planta, gracias a los nuevos marcos legales que se abren para ella.

Utilización de marihuana para el estrés postraumático

La mayor parte de síntomas negativos del TEPT proceden de sensaciones como el miedo, la ansiedad o el estrés. El sistema endocannabinoide, del que os hablamos hace un tiempo, es el encargado de regular estas sensaciones mediante su receptor CB1, uno de los componentes fundamentales de este sistema. A este se le adhieren los cannabinoides, tanto externos (como puede ser el THC) como los internos (endocannabinoides producidos por nuestro organismo). Es por ello por lo que un grupo de investigadores, entre los que se encuentra un científico español de la Universidad Pompeu Fabra, ha decidido arrojar luz a este tema mediante una investigación sobre los cannabinoides como posible tratamiento contra el estrés postraumático (EN) publicada en Nature Reviews – Neuroscience.

El sistema endocannabinoide, el protagonista

Uno de sus descubrimientos más relevantes fue que un aumento de la actividad del sistema endocannabinoide se traduce en una disminución de la ansiedad. Esto es porque el THC puede jugar un papel relevante a la hora de inhibir sensaciones relacionadas con este tipo de situaciones, provocadas por el estrés postraumático. Sin embargo, el uso de este tipo de cannabinoides exógenos, psicoactivos, puede no ser aconsejable en determinados procesos mentales terapéuticos. Pero afortunadamente, ya existen investigaciones que afirman la capacidad de frenar estos efectos mentales. El THC puede inhibir la sensación de miedo, por lo que si bloqueamos este aspecto piscoactivo, podría utilizarse perfectamente marihuana para el estrés postraumático sin riesgos.

Pero la cosa no se queda ahí, porque también se ha demostrado que el mediante el bloqueo de los receptores CB1 y CB2, reducimos las alteraciones cognitivas y la ansiedad. Síntomas muy evidentes en pacientes que sufren de cromosoma X frágil, por ejemplo. Es por ello que las perspectivas de futuro en e ámbito de los cannabinoides son tan prometedoras. Así, el foco de la investigación científica no solo se centrará en el estudio de cannabinoides, endógenos y exógenos, sino que también en los receptores que tenemos a lo largo del tiempo.

Marihuana para el estrés postraumático: en el equilibrio está la virtud

También se descubrió que dependiendo de la cantidad de cannabinoides que utilicemos en un proceso para combatir la ansiedad, podemos obtener un tipo de resultado u otro. Así, cuando se suministra una cantidad muy grande de estos compuestos, podemos provocar un efecto adverso y multiplicar la sensación de ansiedad derivada del estrés postraumático. No obstante, se ha demostrado que cuando los cannabinoides se suministran en bajas dosis, produce una disminución de los estados de ansiedad.

El miedo y el estrés son, sin embargo, sensaciones muy diferentes. De esta forma, mientras que el miedo se desencadena por un estímulo que entendemos como amenazante, el estrés o la ansiedad surge ante la posibilidad de un peligro no específico. En el mismo estudio se ha demostrado que el sistema endocannabinoide cuenta con capacidad de influir en zonas de nuestro cerebro que regulan los miedos. Esto entra en relación con la llamada fear-memory, nuestra habilidad de memorizar un estímulo peligroso.

Otras formas en las que la marihuana para el estrés postraumático puede ser efectiva

Otra fuente de interesantes investigaciones sobre la utilización del Cannabis para el estrés postraumático es la Multidisciplinary Association for Psychedelic Studies (MAPS). En palabras de Martin Lee, estudioso del TEPT, afiliado a esta asociación y director de Project CBD. “Los investigadores han descubierto que las personas con TEPT cuentan con niveles de anandamida muy bajos en comparación con sujetos que no sufren esta enfermedad”. Este compuesto se trata de un endocannabinoide producido por nuestro organismo que emula los efectos del THC.

En otras palabras, uno de los pilares del desencadenamiento del TEPT es una deficiencia de endocannabinoides en nuestro cuerpo. El cuerpo deja de producirlos en suficientes cantidades como para satisfacer nuestras necesidades y es aquí cuando los cannabinoides presentes en la marihuana pueden jugar un papel importante. Al poder reponer esta falta de cannabinoides en nuestro organismo. Por ello, la producción de farmacología derivada de la marihuana podría ser muy útil para combatir el estrés postraumático.

En sintonía con el estudio publicado en la Nature Reviews – Neuroscience que antes comentamos. Matin Lee afirma que, “los científicos han determinado que la inhibición del receptor CB1 puede llegar a desactivar los recuerdos traumáticos, al otorgar el don del olvido”, y continúa, “pero la inhibición inadecuada del CB1, debido a un déficit de endocannabinoide (bajos niveles de anandamida), tiene como resultado una consolidación de la fear-memory y un aumento de la ansiedad crónica, características fundamentales del estrés postraumático”.

Marihuana medicinal para el estrés postraumático

Los pacientes de TEPT deben de consultar a un profesional antes de consumir Cannabis por su cuenta. Así, los consumidores que no estén acostumbrado a los efectos de la marihuana pueden encontrarse con que el THC agrave sus síntomas de ansiedad. El Cannabidiol (CBD), por su parte, es un cannabinoide de la marihuana que no cuenta con algunos de los efectos no deseados del THC, como pueden ser la paranoia o la ansiedad. Futuras investigaciones sobre la relación entre ambos cannabinoides podrían dirigirnos a variedades de farmacéuticos a base de Cannabis tolerantes con pacientes con altos niveles de ansiedad.

Podemos afirmar que el daño causado por el TEPT no cuenta con una panacea. Sin embargo, para muchos pacientes, el Cannabis provee un respiro cuando nada más puede lograrlo. Pese a la gran necesidad existente de un mayor desarrollo de medicación sin efectos secundarios adversos, las posibilidades farmacéuticas del Cannabis son, a menudo, echadas por tierra por parte de gobiernos restrictivos.

Esto se debe a que, durante siglos, la marihuana ha sido utilizada como una droga recreativa y se ha censurado su uso. Sin embargo, en las últimas décadas se ha descubierto que los mecanismos de acción de sus componentes activos, cannabinoides, cuentan con sus homólogos en nuestro organismo, endocannabinoides. Es por ello que la importancia del sistema endocannabinoides en la función nerviosa de nuestro cuerpo está clara, aunque quedan muchas incógnitas por resolver.

5/5
Genesis

Genesis

Deje sus comentarios

Dejar un comentario