Las 8 mejores formas de aliviar la tos del fumador

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
A VPN is an essential component of IT security, whether you’re just starting a business or are already up and running. Most business interactions and transactions happen online and VPN

Es lógico considerar la marihuana mejor que el tabaco, pero inhalar hierba también puede irritar los pulmones y causar tos del fumador. Si padeces esta afección en estos momentos, estás a punto de descubrir 8 formas de calmar tu garganta y ayudar a tus pulmones, desde haciendo ejercicio hasta tomando tés herbales.

Nuestros pulmones están diseñados para extraer del aire fresco esas moléculas de oxígeno que nos dan la vida. Varios músculos trabajan en conjunción para que los pulmones se expandan y tomen aire, y unos pequeños sacos, llamados alvéolos, permiten que el oxígeno pase al torrente sanguíneo para impulsar varios procesos fisiológicos vitales. Es cierto que nuestros antepasados pasaban mucho tiempo alrededor de una hoguera, pero los pulmones solo pueden estar expuestos al humo hasta cierto punto antes de sufrir problemas.

Si fumas hierba de vez en cuando, es posible que nunca hayas experimentado la tos del fumador. Pero si fumas con frecuencia, ya sabrás todo sobre esta molesta afección. A continuación, descubrirás las causas de la tos del fumador y lo que puedes hacer para combatir este trastorno y proporcionarles más aire a tus pulmones.

¿Qué es la tos del fumador?

La tos tiene una finalidad muy importante. Este acto reflejo expulsa las partículas de los pulmones y la garganta a una velocidad de unos 80 kilómetros por hora. Dado que nuestros pulmones tienen una función vital, es lógico que dispongan de este mecanismo de defensa para deshacerse de las sustancias irritantes y acabar con las obstrucciones. Tosemos por muchos motivos distintos, como infecciones del aparato respiratorio, alergias, asma, o por fumar demasiado.

Los mensajes de salud pública de las últimas décadas han hecho que seamos más conscientes de los peligros de fumar. Además de causar varios tipos de cáncer y hacernos más propensos a desarrollar enfermedades mortales como las afecciones cardiacas, fumar afecta a los pulmones de forma negativa.

Nuestros pulmones no solo están formados por células epiteliales (que recubren las vías respiratorias y producen mucosidad), también contienen unas prolongaciones parecidas a pelos llamadas cilios que ayudan a expulsar la mucosidad de los pulmones. Al fumar se dañan estas estructuras, lo que significa que a los pulmones les cuesta más eliminar toda esa “mucosidad del fumeta”, lo que a su vez da lugar a la tos del fumador.

¿Puede la marihuana causar tos del fumador?

Sí. Fumar hierba implica que se produzca combustión. Cada vez que te fumas un porro, un canuto o un bong, inhalas cantidades variables de toxinas, carcinógenos y alquitrán. Estas sustancias dañan los cilios, provocan un aumento de la mucosidad, y contribuyen a la tos del fumador con el paso del tiempo.

¿Desaparece la tos del fumador por sí sola?

Si dejas de fumar, ¿dejarás de expulsar esputos de un desagradable color marrón amarillento? Por suerte, los pulmones no son máquinas, sino dos unidades biológicas que se reparan a sí mismas y que están compuestas de células divisorias que obedecen las órdenes de tu código genético. Cuando se elimina el estímulo perjudicial, los pulmones se encargan de reparar parte del daño.

Cómo acabar con la tos del fumador

Has notado que estás desarrollando carraspera. Después de consultar con tu médico y descartar otras posibles causas, querrás deshacerte de ella. Algunos os estaréis preguntando cómo podéis libraros de la tos del fumador sin dejar de fumar.

Lamentablemente, esa estrategia no funciona. Aunque es posible que experimentes períodos de tos intermitentes, seguir fumando hará que seas más proclive a sufrir episodios de tos del fumador. A continuación, descubrirás unos cuantos remedios naturales para aliviar este tipo de tos, así como algunas formas de seguir disfrutando de la hierba, pero sin combustión.

1. Cambia el dispositivo que utilizas para fumar

Cambiar la forma en que consumes marihuana puede ayudar a aliviar la tos del fumador. Muchas personas descubren que la vaporización ofrece un ritual y un nivel de satisfacción parecidos a los de fumar, a la vez que reduce parte de los efectos perjudiciales para los pulmones.

Los vaporizadores no queman los cogollos de cannabis. En su lugar, utilizan temperaturas más bajas para evaporar los cannabinoides y los terpenos dejando atrás la mayor parte del material vegetal. Esto no solo ofrece una experiencia más sabrosa, sino que además expone los pulmones a menos sustancias tóxicas. Sin embargo, vapear también conlleva sus propios peligros. Quienes vapean marihuana siguen corriendo el riesgo de desarrollar bronquitis y tos crónica, pero las pruebas preliminares indican que la vaporización representa una mejora con respecto a fumar.

También puedes consumir hierba sin inhalar humo ni vapor. Los comestibles, como pasteles y brownies (y otras opciones más saludables como las barritas paleo o los batidos con hierba), ofrecen un subidón más duradero sin afectar a los pulmones. Pero ten en cuenta que la ingesta de THC produce una experiencia psicoactiva más intensa, ya que el hígado convierte esta molécula en 11-hidroxi-THC, una sustancia química mucho más potente.

Si quieres disfrutar de unos efectos de inicio rápido como los de fumar y vapear cannabis, también puedes consumir hierba por vía sublingual. Colocar un extracto debajo de la lengua permite que los cannabinoides entren directamente en el torrente sanguíneo, lo que produce un subidón de acción rápida que no es demasiado intenso.

2. Prueba remedios naturales para la tos del fumador

Una taza de té caliente no solo alimenta el alma, sino que también ayuda a calmar el dolor de garganta y a expulsar las mucosidades. Pero no tienes por qué limitarte al té negro estándar con un poco de leche y azúcar. Tienes a tu disposición un montón de productos botánicos y naturales con compuestos muy beneficiosos. Cuando prepares una infusión, puedes añadir cualquiera de los siguientes ingredientes para ayudarte a aliviar esos silbidos que produces al respirar:

3. Haz gárgaras con agua con sal

No sabe muy bien, pero hacer gárgaras con agua con sal puede aliviar una garganta irritada por la tos del fumador. Simplemente pon ½ cucharadita de sal en un vaso de agua, dale un trago y haz gárgaras durante unos diez segundos. Repite hasta que el vaso esté vacío.

4. Haz ejercicio y practica la respiración profunda

El mero acto de ejercitarte puede ayudar a combatir la tos del fumador. Intenta hacer 30 minutos de ejercicio aeróbico todos los días. Correr y andar en bicicleta elevan el ritmo cardíaco, aumentan la demanda de oxígeno del cuerpo, y aceleran la respiración. Poner a prueba tus pulmones de esta manera ayudará a desprender y expulsar las mucosidades. Si no tienes costumbre de hacer ejercicio, no te pongas unas metas muy altas, con un simple paseo de media hora harás que aumente tu frecuencia cardíaca y que tus pulmones funcionen.

También deberías reservar 10 minutos al día para hacer ejercicios de respiración. No estamos diciendo que saques la esterilla de yoga y despiertes tu kundalini. Estas técnicas ayudan a llenar los pulmones de oxígeno y mejoran la función pulmonar. El método de respiración Wim Hof y el box breathing son dos opciones muy populares de ejercicios respiratorios.

5. Toma un baño de vapor

Cierra la puerta y la ventana del cuarto de baño, abre el grifo del agua caliente, y prepárate un baño de vapor. ¿Qué más se puede pedir? Además de relajarte completamente, el vapor ayuda a calmar la garganta seca e irritada y a soltar la mucosidad de los pulmones.

6. Lleva una dieta sana

Cuida tu cuerpo mientras estés recuperándote de la tos del fumador. Procura tomar suficientes calorías y alcanzar los objetivos de macronutrientes recomendados. Evita los alimentos que empeoren la tos y los mocos, como la leche, el yogur y otros productos lácteos. También es buena idea limitar el consumo de alcohol y café, ya que estas sustancias pueden contribuir a la tos.

Además de seguir una dieta adecuada, procura beber 6-8 vasos de agua todos los días para mantener diluida la mucosidad de la garganta y los pulmones y facilitar su expulsión.

7. Duerme con la cabeza en posición elevada

Duerme con una almohada extra (o dos) para mantener la cabeza en una posición elevada por encima de los pulmones. De esta forma, podrás utilizar la gravedad a tu favor para drenar los mocos que se vayan acumulando en tu garganta. También evitarás que asciendan mientras duermes, ya que lo contrario hará que tosas por las noches.

8. Pon un humidificador en tu habitación

Los humidificadores aportan humedad al aire, lo que ayuda a aliviar el dolor de garganta. Dado que el aire seco dificulta la expulsión de las mucosidades, añadir vapor de agua al ambiente te ayudará a limpiar los pulmones. Coloca el humidificador en tu escritorio mientras trabajas o en el dormitorio mientras duermes. También puedes añadir unas gotas de esencia de eucalipto al dispositivo para ayudar a aflojar los mocos cada vez que inhales.

Dales a tus pulmones un descanso de fumar hierba

Ya conoces los pasos que puedes seguir para librarte de la tos del fumador. Ninguna de estas estrategias son curas, pero ayudan a calmar las vías respiratorias y a eliminar parte de la mucosidad. Afortunadamente, no requieren de demasiado esfuerzo. De hecho, la mayoría solo consisten en mimarte un poco. ¿El único inconveniente? Tendrás que dejar de fumar tu hierba favorita. Pero podrás disfrutar de los deliciosos sabores de la vaporización (con moderación) y de los comestibles con cannabinoides.

5/5
Genesis

Genesis

Deje sus comentarios

Deja un comentario

Noticias recientes